Orgonite: preguntas básicas.

 ¿De donde viene el nombre?

La palabra orgonite (u orgonita) hace referencia a la energía orgónica u orgón; este fué el nombre que Wilhelm Reich ( médico y psicoanalista, discípulo de Freud) le dió a la energía vital. Esta energía se haya dentro y fuera de los organismos vivos, así como en la atmósfera. Es equivalente al concepto de éter, chí, prana, etc. de otras culturas.

¿Quien lo inventó?

El nombre orgonite se usa en honor a Wilhelm Reich el cual  descubre la forma de concentrar y acumular la energía orgónica durante sus investigaciones en los años 40; son los llamados Acumuladores de Orgón.  Posteriormente Don Croft, una persona practicante de la electroterapia, quiso introducir un elemento nuevo a los primeros orgonites (también llamados generadores orgónicos   por su creador,  Karl Welz) , y a la mezcla de resina y viruta metálica  original  le añadió cristales de cuarzo para ver que efectos producía.

¿Para que se utiliza?

Según el consenso de los elaboradores de orgonite se trataría de un  restaurador y emisor bioenergético. El orgonite no sería un acumulador, al menos no directamente, y su función principal sería la de restablecer la pulsación vital del Orgón estancado o D.OR. (Deathly Orgón), y volverla a restaurar en orgón pulsante. Es decir retransformaría la energía paralizada o bloqueada en energía vital pulsante de nuevo. Así pues, a efectos prácticos, se utiliza  para mitigar el ambiente de radiaciones nocivas, como las procedentes de fuentes electromagnéticas (ordenadores, TV, electrodomésticos, cables de alta tensión, etc), fuentes de microondas (wifi, hornos microondas, teléfonos móviles) y fuentes de energía nuclear. Según comprobaciones radiestésicas también actúa en geopatías.

¿De qué está hecho?

Básicamente de cuarzo, resina y metal. Son una composición de pequeños fragmentos de metales como aluminio, bronce, cobre, etc. (excepto plomo) insertos en una matriz de resina en una proporción equilibrada, a la que se le añaden cuarzos. Estos cuarzos, según la opinión general,  debido a la presión de la resina al solidificarse, activarían su capacidad piezo-eléctrica y efectúarían la parte funcional de la repolarización y limpieza energética. Los cuarzos así encuadrados en esta interacción metal-resina no precisarían de las limpiezas energéticas habituales.

¿Por que hay tanta diversidad de orgonites?

Porque aprovechando el impacto visual estético de estos materiales, se suelen añadir cuarzos de diversas formas y colores, tintar la resina, incluir elementos geométricos como espirales o trisqueles, dibujar símbolos sagrados, etc. así como enriquecerlos con gemas, cristales, piedras semipreciosas, y otros minerales, que aportarían también sus propiedades terapéuticas, potenciando y embelleciendo aún más los orgonites. De esta forma se confeccionan orgonites en pequeño tamaño para colgantes o llaveros, y de mayor tamaño como objeto decorativo  con  formas geométricas diversas como conos, pirámides, semiesferas, etc.