Orgón y orgonite

 ¿A qué llamamos orgonite?
Originalmente era una mezcla heterogenea de dos componentes: resina organica y partículas metálicas en una proporción similar en volumen, no en peso. (También puede hacerse orgonite con otros materiales orgánicos distintos a la resina.)

Por extensión se le llama también orgonite (u orgonita) al objeto estético-artistico compuesto en su mayor parte por dicha mezcla de resina y partículas metálicas (normalmente virutas) mas un tercer elemento que posteriormente se le añadió : un trozo de cuarzo. (También puede llevar otros minerales y gemas para distintos fines.)

La elaboración del orgonite (y el nombre) se basa en las investigaciones y los descubrimientos de Wilhelm Reich sobre la energía orgónica u orgón . Pero hay que dejar claro, pese a la información que circula por internet, que W. Reich no sabía nada de los orgonites (evidentemente, ya que aparecieron 40 años después de su muerte), ni de propiedades biolimpiadoras ni radiónicas del cuarzo , ni de radiestesia, ni de símbolos sagrados, ni de pirámides u otras formas geométricas capaces de modular la energía,etc.   Simplemente: la elaboración del orgonite está basado en el descubrimiento básico de la manifestación energética que se da al juntar materiales orgánicos y metálicos. El material orgánico absorbe la energía vital y el metálico la absorbería para repelerla después. La velocidad con que la haga dependerá del tipo de metal usado. El hierro y sus derivados lo repelen  con más rapidez que otros. El aluminio, que es el más usado en  los orgonites, parece ser que es más lento en irradiar la energía vital debido a que la retiene más tiempo.

Habría que decir también que es un error atribuir al orgonite todas las propiedades biofísicas y terapéuticas del Acumulador de Orgón. Se ha hecho ahí una extrapolación que circula ampliamente por la red. Esto ha creado cierta confusión, por lo cual dejo abajo las observaciones del trabajo científico  que los investigadores Stefan Müschenich y Rainer Gebauer, realizaron en la Universidad de Marburg, Alemania.

Los puntos descritos  pertenecen a las reacciones de las personas que usaron un acumulador (cabina) de orgón, donde los participantes se introducían diariamente en su interior.  

En muchas ocasiones se ha usado el copia-pega de estas conclusiones y se las han adjudicado a los orgonites, bien por ignorancia, bien por motivos de marketing.


Los efectos psico-fisiológicos del acumulador de energía orgónica de Reich.

   Introducción: «En 1986, un grupo de científicos de esta universidad, publicó los resultados de un interesante estudio que demostraba que el tratamiento durante 30 minutos utilizando un acumulador de orgón, generaba los siguientes efectos psicofisiológicos medibles:

   *Efecto vagotónico general: el vago o parasimpático produce efectos de expansión sobre el organismo compatibles con las emociones placenteras.

   * Sensaciones de hormigueo y calor en la superficie de la piel.

   *Aumento de la temperatura interna y externa,rubefacción (pérdida de la palidez cutánea).

   *Regulación de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca.

   *Aumento de la peristalsis intestinal y respiración más profunda.

   *Aumento en la tasa de crecimiento y regeneración de los tejidos, tanto en animales como en seres humanos.

   *Aumento en la fuerza del campo, carga e integridad de los tejidos, así como de su capacidad inmunológica.

   *Mayor nivel energético, incremento de la actividad y la vitalidad general.

   *Además en experimentos controlados con vegetales se comprobó un aumento de la germinación, desarrollo, florescencia y fructificación de las plantas.»